Pacomentario: La neutralidad ante Palestina

, por  Comité Cerezo México , popularidad : 1%

“No vamos a romper relaciones con Israel” sentenció el presidente Andrés Manuel López Obrador en una mañanera, si bien habló de la controversia pacífica del conflicto, de la intervención tardía de la ONU y de una condena a los actos Palestinos, lamentablemente reconoce el derecho de Israel, una potencia con una ideología fascista ocupante a “defenderse” y suavemente desliza la condena a la matanza de civiles por parte del Estado israelí que llevaba unos cientos de muertos en ese momento y que ahora ya son casi 12,000, entre ellos más de 4,500 niños y niñas.

Incluso AMLO se escuda en el Artículo 89 Constitucional que dice en su apartado diez sobre dirigir la política exterior:

“[…] En la conducción de tal política, el titular del Poder Ejecutivo observará los siguientes principios normativos: la autodeterminación de los pueblos; la no intervención; la solución pacífica de controversias; la proscripción de la amenaza o el uso de la fuerza en las relaciones internacionales; la igualdad jurídica de los Estados; la cooperación internacional para el desarrollo; el respeto, la protección y promoción de los derechos humanos y la lucha por la paz y la seguridad internacionales;”

Y ahí está el detalle, por mandato Constitucional debe respetar y hacer valer la autodeterminación de los pueblos y en este caso, el deseo del Pueblo Palestino por una patria libre e independiente debe ser su prioridad, en ningún caso puede escudarse en este principio para no romper relaciones con un Estado cuya ideología dominante es el sionismo, que durante 75 años ha negado el derecho a la autodeterminación del pueblo Palestino.

Ser neutral en este conflicto y no romper relaciones internacionales con Israel es no respetar la autodeterminación de los pueblos, es intervenir a favor del agresor, es no llevar a la práctica la solución pacífica de las controversias, si bien reconoce que debe existir un Estado Palestino, dónde está la cooperación internacional para el desarrollo, el respeto, la protección y promoción de los derechos humanos y la lucha por la paz y la seguridad internacionales.

En este punto AMLO se equivoca y por mucho, si bien se dice que también es un gran estadista, con esta declaración de neutralidad se pone del lado del agresor, deja pasar el genocidio que se está cometiendo en contra del pueblo Palestino como si fuera cosa menor.

Ser neutral ante los bombardeos indiscriminados en contra del pueblo Palestino, no decir nada en contra del asesinato de miles de niños y niñas palestinas es ser cómplice del sionismo, de una ideología supremacista que ya vimos en 1945 que es capaz de hacer.

No existe justificación alguna para no condenar una política genocida, no hay nada de estadista en no decir nada cuando millones de personas en todo el mundo claman por el cese al fuego y por el respeto al derecho del pueblo Palestino a la autodeterminación.

Dónde quedó la lucha por los derechos humanos, por qué AMLO sabiendo lo que sucede no dice nada a favor, no de Hamas, sino del pueblo palestino que está sufriendo un castigo colectivo, crímenes de guerra por parte del sionismo, por qué no ha dicho que es injustificable el nombrar a los palestinos como animales humanos, que el bombardeo de escuelas, mezquitas, hospitales son crímenes de guerra cometidos por Israel y condenables bajo cualquier circunstancia.

No acaso la lucha por la paz que está escrito en el artículo con el que se escudó para colocarse en la neutralidad cómplice de un Estado fascista dice que debe luchar por la paz, acaso espera que no quede ningún palestino en Gaza para que todo esté en la paz de los santos sepulcros.

Ante, incluso, las declaraciones de usar una bomba atómica contra Gaza que violaría la seguridad internacional no va a decir nada, qué le debe AMLO a los sionistas que se coloca neutral ante la masacre realizada por estos dirigentes hitlerianos.

Si, sabemos de Pegasus, que dice que ya no funciona en este sexenio, sabemos del entrenamiento y armas que México ha comprado para “profesionalizar” a la policía mexicana, conocemos que los aviones Arava fueron los usados para aventar al mar a la disidencia política durante el periodo de la “Guerra sucia” en México, que se usaron vehículos comprados a Israel en la desaparición forzada de los 43, que la empresa RSU. La cual es la encargada de proveer seguridad a las personas defensoras de derechos humanos inscritos en el Mecanismo Federal de Protección a personas defensoras y periodistas es de Israel y ahora pensamos que no es para proteger, sino para investigar y que además sus botones de pánico son inservibles, pero qué le debe AMLO al sionismo que los trata como si cometer genocidio en contra del pueblo palestino significara respetar la autodeterminación de los pueblos, cuando es todo lo contrario.

Ser neutral en estos momentos es ser cómplice del genocidio en contra de un pueblo que ha luchado más de 75 años por elegir su propio camino, nada justifica la neutralidad de AMLO y cada día en silencio ante lo que comete el sionismo en contra del pueblo palestino es abonar a que la historia olvide lo grande que pudo haber sido AMLO como estadista no sólo en México, sino en el mundo.

Lo que debe hacer AMLO es revisar que empresas que apoyan la política sionista del gobierno israelí están en México y romper relaciones con ellas, que dejen de entrenar a la policía y militares en tácticas que actualmente ponen en práctica en contra de los palestinos y que violan todos los derechos humanos, qué nos viene a enseñar, cómo tratar a animales humanos.

Romper los tratados comerciales con Israel en tanto no pare la guerra y juzguen a los responsables de tantos crímenes de guerra en contra del pueblo palestino, pero también pueblos árabes en y alrededor del territorio ocupado de palestina.

Como el mismo AMLO dice: “no es momento de zigzagueos” es una hora crucial en cuanto a la paz mundial y la lucha por la autodeterminación del pueblo palestino y un alto a una posible tercera guerra mundial, los momentos de crisis sirven para ver de qué madera estamos hechos o que estatura política tenemos, y la inacción, la supuesta neutralidad ante el opresor nos convierte en enanos políticos.

Debemos seguir, por todos los medios a nuestro alcance exigir al Estado mexicano que rompa relaciones internacionales con Israel por su política fascisionista y además que empuje a nivel internacional acciones concretas por la paz, por el respeto a los derechos humanos y por el castigo a quienes hoy, 80 años después de haber sido objeto de un genocidio, cometen genocidio en contra de otros seres humanos que son considerados por ellos, por las víctimas del pasado, como animales humanos que no merecen vivir y a los cuales actualmente están exterminando.

Nada justifica la neutralidad ante el crimen, nos convierte en cómplices y hasta ahora es lo que el Estado mexicano está haciendo.

A romper, a romper, relación con Israel, es la demanda más avanzada que existe para alcanzar la paz y preservar la vida de miles de niños y niñas en Palestina.

Navegación

AgendaTous les événements

Soutenir par un don