Portada del sitio > ANÁLISIS > Pacomentario: Detención arbitraria en México

Pacomentario: Detención arbitraria en México

Martes 19 de septiembre de 2023, por Comité Cerezo México

00:00 / 13:36

Esta semana inició la visita oficial del Grupo de Trabajo de Detenciones Arbitrarias de la Organización de las Naciones Unidas a México.

La última visita del Grupo de Trabajo fue realizada en el año 2002, dos años después de la famosa alternancia de poder que supuestamente exterminó al último dinosaurio, al viejo PRI, sí, ese que sobrevivió más de 100 años y hasta este año en el Estado de México.

Fuimos a ver el informe que el Grupo de Trabajo presentó después de su visita y encontramos el apartado de Aspectos positivos, en dónde, ya a la distancia, podemos ver la forma en que el gobierno Foxista utilizó el discurso de los derechos humanos para, realmente violarlos y además sentar las bases jurídicas y estructurales para la violación sistemática y generalizada de los próximos dos sexenios.

Recordamos que en ese año, mis hermanos apenas llevaban un año y tres meses en la cárcel de Alta Seguridad de Almoloya y nosotros apenas estábamos aprendiendo a marchas forzadas y poniendo en práctica la herramienta de los derechos humanos.

Traemos esto a la memoria, ya que podemos, con certeza, hacer una crítica de la práctica concreta de la derecha panista gobernante en nuestro país y cómo los aspectos positivos que narra el Grupo de Trabajo en esos años, fue desvirtuado completamente hasta convertirse en una caricatura, o nos atrevemos a afirmar, aspectos que fueron creados conscientemente por la derecha en el poder para violar los DH de manera impune y aparentar ante las instancias internacionales de DH que sí se respetaban en México, vamos a recordar que en el momento de la visita el director de la Agencia Federal de Investigaciones, era nada más ni nada menos que Genaro García Luna, hoy en espera de su sentencia por delincuencia organizada, entre otros delitos graves y no creo que haya sido, en algún momento, respetuoso de los DH.

El Grupo de Trabajo en esa visita nombra como un aspecto positivo la creación de unidades de protección de los derechos humanos para verificar el respeto de los mismos por parte de los funcionarios de las delegaciones federales de la Procuraduría General de la República, AFI, UEDO y la Fiscalía Antidrogas, entre otros.

Ahora podemos decir que si bien, sí se crearon dicha unidades de protección, la realidad es que fueron un mecanismo más para ocultar las graves violaciones a los derechos humanos que se cometían durante las detenciones arbitrarias, basta recordar que en el caso Cerezo, aunque hubo tortura, los funcionarios salían a decir en los medios que se les había aplicado, hasta tres veces el Protocolo de Estambul y que nunca fueron torturados mis hermanos, así el aparato de derechos humanos era, como lo denunciamos tiempo después, un aprendizaje del modelo colombiano de crear oficinas de derechos humanos en todas las instituciones para obstaculizar aún más su defensa y continuar su violación de manera impune.

Otro aspecto positivo fue la puesta en marcha dentro de la Secretaría de Gobernación de una nueva Subsecretaría de Asuntos Jurídicos y Derechos Humanos a cargo de la promoción de los derechos humanos en el interior de la Administración Pública Federal.

La realidad, es que esta nueva Subsecretaría que en el papel decía que era para centralizar las denuncias de graves violaciones a los derechos humanos y coordinar el trabajo interinstitucional, en realidad fue creada para simular y armar institucionalmente la estrategia para mantener la impunidad.

Otro punto positivo que encontró en ese momento el Grupo de Trabajo fue la creación de la «Fiscalía Especial para la atención de hechos probablemente constitutivos de delitos federales cometidos directa o indirectamente por servidores públicos en contra de personas vinculadas con movimientos sociales y políticos del pasado» que como ya sabemos terminó en, incluso desconocer, el informe y no avanzar en nada respecto a la investigación y sanción de los responsables del periodo de la “Guerra Sucia”.

Otro aspecto positivo que encontró el Grupo de Trabajo fue la creación dentro de la Secretaría de Relaciones Exteriores, de la Subsecretaría para Derechos Humanos y Democracia con el fin de «ser responsable del diseño de la política internacional de México en la materia, la coordinación de la participación del país en foros bilaterales y multilaterales y el enlace con organizaciones de la sociedad civil, tanto nacionales como internacionales». En la práctica y lo recordamos muy bien ya que nos tocó tratar con esos funcionarios cuándo la Comisión Interamericana de Derechos Humanos nos otorgó las primeras medidas cautelares por amenazas de muerte en nuestra contra, los cuales justificaron el ilegal traslado de dos de mis hermanos en el 2005 a los penales de alta seguridad de Puente Grande, Jalisco y Matamoros Tamaulipas “porque seguramente merecían el traslado”, burlándose los funcionarios del reclamo legítimo que estábamos haciendo.

Si leemos bien el informe de esa visita podemos concluir que absolutamente nada de lo que parecía positivo, realmente lo fue y de lo que si preocupó al Grupo de Trabajo de Detenciones Arbitrarias, a la fecha sigue siendo motivo de preocupación, mecanismos para violar la presunción de inocencia de los acusados, detenciones sin orden de aprehensión, detenciones en retenes policíaco-militares, detenciones basadas en denuncias anónimas o en actitudes sospechosas, exceso de delitos calificados como graves, el uso y abuso del arraigo que el Grupo calificó como una forma de detención preventiva de carácter arbitrario, graves deficiencias en las defensorías de oficio, la impunidad que gozan los responsables de una detención arbitraria, entre otras, situaciones que 21 años después aún persisten en relación a la detención arbitraria.

Incluso las recomendaciones que el Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria redacta en su informe aún, en su mayoría no se han cumplido actualmente.

Por ejemplo recomiendan al Estado mexicano que debe modificar la ley interna para adaptarla a las normas internacionales, en especial sobre la presunción de inocencia, la proporcionalidad de las penas en delitos denominados graves, así como los beneficios de preliberación.

En cuanto a remedios efectivos contra las detenciones arbitrarias, recomiendan mejorar el sistema de defensoría de oficio a fin de hacerlo más operativo, proveerlo de recursos y medios de investigación suficientes, incluso, sin imaginar lo que venía con la Guerra contra el pueblo decretada por Calderón, el Grupo de Trabajo insistió en la necesidad de que se observe una estricta separación entre tareas militares y tareas policiales en funciones de orden público.

Si bien algunas recomendaciones si se cumplieron, más como un proceso de evolución que de voluntad política del propio Estado mexicano, las recomendaciones aún son vigentes.

En esta nueva visita del Grupo de Trabajo de Detenciones Arbitrarias de la ONU, participamos dando los insumos que como organización de derechos humanos hemos documentados en estos tres últimos sexenios en materia de detención arbitraria.

Si bien las reuniones con las organizaciones de la Sociedad Civil no son abiertas al público y son confidenciales, compartimos antes y durante la visita del Grupo de Trabajo la documentación que hemos realizado sobre las detenciones arbitrarias en contra de los defensores de Derechos Humanos, nada que no sepa el Estado mexicano, ya que todo lo que comunicamos está escrito en nuestros informes anuales.

En términos generales comunicamos al Grupo de Trabajo de Detenciones arbitrarias de la ONU que:

La detención arbitraria cometida en contra de las personas defensoras de los derechos humanos ha sido usada por el Estado mexicano como un mecanismo para, fundamentalmente, limitar, inhibir o desarticular el derecho humano a la protesta, aunque este mecanismo se ha aplicado según el contexto político y social de cada región o entidad federativa, podemos afirmar, con las cifras de las detenciones arbitrarias documentadas en los últimos 22 años, que en los dos sexenios anteriores este mecanismo se usó de manera generalizada y sistemática, incluso podemos afirmar que fue una política de Estado en contra de las personas defensoras de derechos humanos con el objetivo de inhibir el ejercicio y también como una forma de castigo por ejercer el derecho humano a la protesta.

En el sexenio de Felipe Calderón (2006-2012) se cometieron 999 detenciones arbitrarias, principalmente en contra de personas defensoras de derechos humanos que protestaban en contra del inicio de la militarización de la vida social, la cual permanece hasta nuestros días y que ha sido la fuente principal de miles de graves violaciones a los derechos humanos en nuestro país.

En el sexenio de Enrique Peña Nieto (2012-2018) se cometieron 3162 detenciones arbitrarias, lo que representa un aumento de más del 300% con respecto al sexenio anterior.

En el sexenio actual (2018 –31 de mayo de 2023) se han cometido 1151 detenciones arbitrarias, si bien han bajado las detenciones arbitrarias que benefician al gobierno Federal, en los Estados se mantiene está política represiva.

Como resultado de estas detenciones arbitrarias, actualmente son mantenidas en prisión de manera injusta y arbitraria alrededor de 100 personas defensoras de derechos humanos.

Mencionamos que en los últimos 12 años hemos documentado 5,312 detenciones arbitrarias en México, de las cuáles casi un 80% se realizaron en el contexto del ejercicio del derecho humano a la protesta, en el periodo del 2012 al 2018 suma el 59% del total de detenciones arbitrarias cometidas en el país al adquirir una modalidad masiva y generalizada en contra de las personas defensoras de derechos humanos. Si bien en los últimos años ha disminuido el número de detenciones arbitrarias documentadas en contextos de protesta, se mantiene dicha práctica con el objetivo de inhibir el ejercicio y también como una forma de castigo por ejercer el derecho humano a la protesta.

Y pusimos como ejemplos la detención arbitraria del dirigente social. Integrante del Frente Nacional de Lucha por el Socialismo, defensor de DH e Indígena náhuatl del Estado de Hidalgo, Higinio Bustos Navarro detenido el 03 de mayo de 2021 en Veracruz, acusado de un delito que no cometió y que sucedió en el 2008, su detención fue realizada como una forma de castigar el derecho humano a la protesta, la exigencia de justicia de casos graves de violaciones a los derechos humanos y la defensa del derecho colectivo de la tierra que realiza su organización de base, cabe mencionar que dicho caso ha sido enviado al Grupo de Trabajo de detenciones arbitrarias para su análisis y quedó registrado como el caso WGAD/MEX/2023/CASE/1, HIGINIO BUSTOS NAVARRO.

El otro ejemplo que presentamos ante el grupo fue la detención arbitraria cometida el 13 de junio de 2023 de María Trinidad Osornio Flores, delegada de la comunidad de Escolásticas, Querétaro, Jonathan Fajardo Bocanegra y otra persona por la defensa del territorio (agua y bosque) de su comunidad, puntualizamos que dicha detención también se configuró como una desaparición forzada y que actualmente los mantienen en prisión preventiva no oficiosa.

También denunciamos que la comunidad realizó una protesta para conocer el paradero de los detenidos y la policía Estatal y Municipal del Estado de Querétaro reprimió, detuvo arbitrariamente, torturó y cometió desaparición forzada en contra de 11 personas de la comunidad, quienes actualmente están libres, aunque fueron obligados a firmar un documento oficial dónde se comprometen, a cambio de su libertad, a no interponer querella judicial o ante instancias estatales de Derechos Humanos por las violaciones a los DH cometidos en su contra, lo que contraviene toda ley nacional e internacional sobre la obligación de los estados de investigar y sancionar a los responsables de violaciones a los derechos humanos.

Mencionamos que en casi un 90% de las detenciones arbitrarias cometidas en contextos del ejercicio del DH a la protesta, los detenidos son liberados debido a que no existe ningún elemento jurídico que respalde la detención por parte de los cuerpos policiacos, por lo cual, las detenciones adquieren un carácter arbitrario.

Si bien está visita aún no termina y su informe final será presentado el año próximo, consideramos que fue muy importante la oportunidad de denunciar la persistencia de las detenciones arbitrarias y la impunidad que gozan sus perpetradores.

Así que, mientras esperamos dicho informe, te invitamos a apoyarnos de manera voluntaria, como lo han hecho algunas decenas de colaboradoras y miembros del Comité Cerezo México que en los dos últimos sexenios han documentado, entre otras graves violaciones a los derechos humanos que se cometen en nuestro país en contra de las personas defensoras de derechos humanos, la detención arbitraria y apoyar así a la denuncia internacional y a la lucha por la Justicia, la Verdad, la Memoria y la Reparación integral del daño de quienes, de manera organizada, han luchado por un México dónde nos se castigue el derecho humano a la protesta.

¿Un mensaje, un comentario?

¿Quién es usted?
Añada aquí su comentario

Este formulario acepta los atajos de SPIP, [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> y el código HTML. Para crear párrafos, deje simplemente una línea vacía entre ellos.