Ponencia. Construyamos la Justicia transicional o nos darán la justicia TRANSA(cional)

, por  Comité Cerezo México , popularidad : 7%

Ponencia leída en el 1 Encuentro Internacional de Defensores y Víctimas de Graves Violaciones a los Derechos Humanos el día 21 de noviembre en Nochixtlán, Oaxaca

Construyamos la Justicia transicional o nos darán la justicia TRANSA(cional)

Desde los Derechos Humanos, la Justicia transicional o Justicia de transición es un conjunto de prácticas derivadas de procesos políticos mediante las cuales una sociedad intenta ajustar cuentas con un pasado de terror e impunidad, e intentan hacer justicia a las víctimas de dictaduras, guerras civiles y otros tipos de situaciones semejantes, con el propósito, dicen, de avanzar o retornar a la normalidad democrática. (Es decir, a una democracia capitalista no tan salvaje), ejemplos de justicia transicional se han dado en diferentes países de todos los continentes:

República democrática del Congo, Liberia, Kenia, Sierra Leona, Uganda, Afganistán, Nepal, Colombia, Guatemala. Pregúntenle al señor Google, los que tienen datos, cómo es la normalidad democrática ahora en esos países, puede que se lleven una o varias sorpresas, pero esa es una tarea necesaria para saber qué es y cómo ha funcionado la justicia transicional y además a quién benefició en dichos países.

La justicia transicional contiene cuatro partes en general. Acá hablaremos de dos partes, que son las que nos han convocado, la verdad y la justicia.

La Verdad

Empezaremos por la verdad y la verdad es que desde ahí empezamos a tener dificultades, yo les pregunto ¿Qué es la Verdad?, ¿Cuántas verdades existen de un mismo hecho? ¿Cuál es la relación entre la realidad y la verdad?, apúntenlas y respóndanlas, eso ayudará mucho, pero tomen en cuenta ciertos elementos.

Acceder a la verdad es también la extensión de la lucha política de los pueblos oprimidos en contra de los perpetradores de las violaciones a los derechos humanos, cuándo política o militarmente ganan ellos, la verdad es la construcción de una mentira que harán pasar por la “verdad histórica”, si, esa exactamente de la que habla el Estado sobre el Caso de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa. O para no ir tan lejos, acá mismo, la verdad histórica, estatal, oficial, llamémosla pues la verdad de los perpetradores, es la que nosotros conocemos como mentira, dijeron que ellos no habían disparado, que había sido una columna de hombres armados de quién sabe dónde, pero que sólo le disparó a los pobladores, cuando la verdad fue saliendo entre las fotografías y videos de políticas disparando a la población, entonces la verdad de los perpetradores (recuerden llamarle mentira) dijo que fueron policías que sin que se les ordenara, dispararon. Y así ante la lucha del pueblo agredido por dar a conocer la verdad… el Estado reconstruye una verdad estatal, oficial o mal llamada histórica, es decir vuelve a construir una mentira que los beneficie a ellos, a los perpetradores.

Con la justicia transicional tratarán y si no estudiamos un poquito, no les será difícil, convencernos de que cada cabeza es un mundo, que la verdad es relativa dependiendo desde el lugar que se mire o se vivió un hecho, que hay diferentes verdades, la verdad de las víctimas, la verdad del perpetrador, la verdad del testigo, incluso la verdad de la agüelita de Batman y que la ya famosísima verdad del osito Bimbo también cuenta, van a reforzar nuestra creencia errónea de que existen varias o muchas verdades, las que ellos inventan para zafarse de la responsabilidad, las que nosotros padecimos y de la cuál siempre, curiosamente somos responsables, por no bajar la cabeza, por no dejarnos pegar, por no dejarnos explotar, por levantar la voz.

Ahora con estos elementos, vean sus respuestas a las preguntas planteadas al inicio, las recordamos: ¿Qué es la Verdad?, ¿Cuántas verdades existen de un mismo hecho? ¿Cuál es la relación entre la realidad y la verdad?, la discusión de las respuestas es un buen inicio para avanzar en qué verdad queremos las víctimas, el pueblo organizado y no organizado que hemos sufrido 12 años de violencia intensa y muchos más años de violencia capitalista y neoliberal.

Recordemos que la Verdad es un derecho humano reconocido apenas en el 2010
La búsqueda de la verdad implica un compromiso ético con las víctimas, el cual consiste en aclarar las razones de tipo económico, político o social de las agresiones del Estado; descubrir o evidenciar la lógica represiva que las produjo, quiénes favorecieron y encubrieron los crímenes; descubrir su sistematicidad, la identidad, los móviles y los contextos de los crímenes y sus ejecutores.

Las víctimas, sus familias y allegados, y la sociedad tienen el derecho a saber:

  • Quiénes fueron los responsables y beneficiarios del crimen
  • Cuándo, Cómo, Por qué y Dónde ocurrieron los hechos
  • Dónde están sus familiares en los casos de desapariciones forzadas.
  • Qué se ha hecho para investigar los hechos y sancionar a los responsables

La verdad también contiene la identidad, proyectos de vida, sueños, compromisos de lucha y responsabilidades en la construcción de un mejor país, de quienes fueron víctimas de una violación de derechos humanos.

El otro tema es la justicia

¿Qué justicia queremos entonces?, pues yo digo que la Justicia o también nos convencerán que hay diferentes justicias, la del perpetrador, la de las víctimas, la del que paga manda, la justicia no tan justa.

Queremos una Justicia que no viole ningún principio internacional de DH
Es decir, que la víctima de una violación manifiesta de las normas internacionales de derechos humanos o de una violación grave del derecho internacional humanitario tendrá un acceso igual a un recurso judicial efectivo, conforme a lo previsto en el derecho internacional. Otros recursos de que dispone la víctima son el acceso a órganos administrativos y de otra índole, así como a mecanismos, modalidades y procedimientos utilizados conforme al derecho interno. Las obligaciones resultantes del derecho internacional para asegurar el derecho al acceso a la justicia y a un procedimiento justo e imparcial deberán reflejarse en el derecho interno. A tal efecto, los Estados deben:

a) Dar a conocer, por conducto de mecanismos públicos y privados, información sobre todos los recursos disponibles contra las violaciones manifiestas de las normas internacionales de derechos humanos y las violaciones graves del derecho internacional humanitario;
b) Adoptar medidas para minimizar los inconvenientes a las víctimas y sus representantes, proteger su intimidad contra injerencias ilegítimas según proceda y protegerlas de actos de intimidación y represalia, así como a sus familiares y testigos, antes, durante y después del procedimiento judicial, administrativo o de otro tipo que afecte a los intereses de las víctimas;
c) Facilitar asistencia apropiada a las víctimas que tratan de acceder a la justicia;
d) Utilizar todos los medios jurídicos, diplomáticos y consulares apropiados para que las víctimas puedan ejercer su derecho a interponer recursos por violaciones manifiestas de las normas internacionales de derechos humanos o por violaciones graves del derecho internacional humanitario.

13. Además del acceso individual a la justicia, los Estados han de procurar establecer procedimientos para que grupos de víctimas puedan presentar demandas de reparación y obtener reparación, según proceda.
14. Los recursos adecuados, efectivos y rápidos contra las violaciones manifiestas de las normas internacionales de derechos humanos o las violaciones graves del derecho internacional humanitario han de comprender todos los procedimientos internacionales disponibles y apropiados a los que tenga derecho una persona y no deberían redundar en detrimento de ningún otro recurso interno

Cualquier cosa que no cumpla con estos principios internacionales no es justicia, es impunidad.

Derecho humano a la justicia (reconocido en 2005)

Nos dice que el debido proceso tiene la obligación de hacer todo lo posible por descubrir la verdad histórica de los hechos.

Frente a las violaciones de derechos humanos deben existir investigaciones serias, independientes e imparciales, que conduzcan al esclarecimiento de lo ocurrido, al enjuiciamiento de los responsables materiales e intelectuales, y a su sanción efectiva y proporcional a la gravedad de los crímenes cometidos.

El derecho a la justicia implica que el Estado:
1. Ofrezca a las víctimas un recurso judicial y efectivo, lo cual obliga a dar a conocer por todos los medios, información sobre la existencia de esos recursos y la manera de acceder a los mismos.
2. Investigue, juzgue y sancione a los responsables materiales, intelectuales, facilitadores y beneficiarios de los crímenes.
3. Adopte medidas para garantizar la integridad de las víctimas, familiares, representantes, testigos, operadores judiciales.
4. Facilitar asistencia apropiada a las víctimas que tratan de acceder a la justicia.
5. Respetar en todos los juicios las reglas del debido proceso.
6. Imponer penas adecuadas y proporcionales a la gravedad de los crímenes.
También es derecho de las víctimas asistir a instancias internacionales para demandar justicia cuando se hayan agotado los procedimientos internos.

Además la justicia no sólo sanciona a los responsables directos, también recordemos dentro de los derechos humanos la responsabilidad de la cadena de mando es importante, es decir, no solamente quién disparó, sino quién dio la orden de disparar, por ejemplo en el Caso Nochixtlán y quién, qué autoridad sabiendo que podía detenerlo, por omisión, también es responsable al no proteger los DH de la gente y quiénes sabiendo lo que había pasado ayudaron a inventar la verdad histórica, estatal u oficial de los hechos (ya sabemos que debemos llamarle como lo que es una mentira).

Sólo si se cumplen estos derechos humanos de verdad y de justicia, entre otros derechos de las víctimas como parte de un proceso de justicia transicional, podemos decir que podemos aspirar a una sociedad no sólo democrática, en el sentido que nos venden ahora, sino un sistema social donde la mayoría sea la que mande y no esa minoría rapaz que ahora son asesores económicos del nuevo gobierno.

La justicia transicional no es nada más como lo apuntan los aliados de esta minoría rapaz y corresponsable del terror y represión política que hemos vivido, a saber:
Ellos dicen que la justicia transicional es el fortalecimiento del estado de derecho y las instituciones debe ir acompañado del fortalecimiento socioeconómico… es decir, de la Justicia y participación del sector privado.

Y nosotros vamos viendo que esa palabrita de fortalecimiento del Estado de derecho nos lo han venido restregando en estos últimos 30 años y es la herramienta con la que nos han reprimido una y otra vez, el tan mentado Estado de derecho, del derecho de ellos, de esa minoría explotadora y cuándo hablan de crecimiento socioeconómico, creemos que vamos a salir de pobres y en realidad es la participación del sector privado…

Acaso no es esta participación la que nos ha sumergido en esta situación, es la lucha contra la privatización y la participación del sector privado la que nos ha despojado del territorio, nos ha eliminado derechos humanos laborales, nos ha quitado el servicio público de salud, la privatización de la educación, es la fuente de las ejecuciones extrajudiciales en Nochixtlán, las 21 reformas estructurales que Peña aprobó, es el empuje de la participación del sector privado, otra vez, la justicia transicional es para ir de un lugar a otro, no de ir de un lugar al mismo, convenciéndonos que es otro lugar.

Nos van a querer convencer que la fuente de las atrocidades como lo fue la imposición de las reformas estructurales, es decir la privatización de los derechos humanos es la solución para el desarrollo económico de México, que tan sólo nos ha costado al pueblo mexicano 250,000 ejecuciones y más de 36,00 desaparecidos, la solución es el problema, tamaño broncón en el que nos quieren meter.

Privatizar la justicia, los Derechos humanos, la reparación integral, incluso la verdad….. es la solución a un sistema que basado en la privatización ha generado terror, no nos quieran ver la cara, que no conviertan la justicia transicional en justicia transacional. Si vamos a transitar de un sistema represivo a las libertades democráticas, de violaciones a los derechos humanos generalizadas y sistemáticas, es decir capitalista neoliberal, a un sistema que no sea esto anterior, entonces deben de modificarse las causas económicas estructurales que provocaron la violencia de Estado, no más neoliberalismo, no más militarización, no más privatización, no más paramilitarismo, atrás a todas las reformas estructurales, nacionalización de todos los bienes de la nación, esa sería justicia transicional y no sólo una caricatura que trate de decirnos que el sistema nos seguirá matando de hambre, pero que es mejor que matarnos en caliente., que nos ponga en la difícil posición de elegir si queremos sobrevivir en la miseria como lo hemos venido haciendo o elegimos la muerte rápida a balazos o descuartizados como le sucedió a todas nuestra víctimas.

El proceso de justicia transicional debe de surgir del pueblo, de las víctimas, es cierto no todos somos expertos y necesitamos apoyo, pero aguas, no es lo mismo el apoyo internacional, por ejemplo del alto comisionado de los derechos humanos, cuya oficina se encarga de apoyar estos procesos de justicia transicional, a la injerencia extranjera de dinero que atrás llevan un interés no en la defensa de los derechos humanos, sino en, como ellos mismos lo dicen:

El fortalecimiento del estado de derecho y las instituciones debe ir acompañado del fortalecimiento socioeconómico… es decir, de la Justicia y participación del sector privado.

Comité Cerezo México
Noviembre de 2018

Navegar por las

AgendaTous les événements

Soutenir par un don