@Corcueras - Semana del detenido desaparecido

, por  Comité Cerezo México , popularidad : 1%

El martes tuve el honor de participar en una preaudiencia del Tribunal Permanente de los Pueblos, capítulo México, y escuchamos testimonios de familiares de personas desaparecidas y ejecutadas durante los sexenios de Zedillo y Calderón. En estos días he platicado personalmente con varias de esas personas. Están destrozadas, desesperadas, enfurecidas. La creación de la unidad, desde mi interpretación, les pareció una medida reactiva (para que las madres abandonaran su huelga de hambre) e improvisada. Cuando menos, la ven con escepticismo.

En todo el mundo se celebraron actos relacionados con la semana del detenido desaparecido, que ahora concluye. México no fue la excepción. ¡¿Cómo habría de serlo con el desastre que nos heredó el calderonato?!

El lunes de esta semana la PGR y la Secretaría de Gobernación anunciaron la creación de la Unidad de Búsqueda de Personas Desaparecidas. Desde febrero se había prometido esta instancia. Entretanto, algunas madres de desaparecidos llegaron al límite extremo de arriesgar su vida mediante una huelga de hambre y plantón frente a las instalaciones de la PGR, exigiendo resultados. Creo que esto aceleró la creación de la unidad. Durante el anuncio oficial en el que participaron los titulares de PGR y Segob hubo manifestaciones de insatisfacción por parte de las víctimas.

En esto, nuevamente, tenemos luces y sombras. La creación de la unidad es una señal positiva, pues en definitiva es urgente que el Estado mexicano, al más alto nivel, ponga manos a la obra sin dilaciones y con la mayor enjundia y eficiencia posibles en el hallazgo de personas desaparecidas.

El martes tuve el honor de participar en una preaudiencia del Tribunal Permanente de los Pueblos, capítulo México, y escuchamos testimonios de familiares de personas desaparecidas y ejecutadas durante los sexenios de Zedillo y Calderón. En estos días he platicado personalmente con varias de esas personas. Están destrozadas, desesperadas, enfurecidas. La creación de la unidad, desde mi interpretación, les pareció una medida reactiva (para que las madres abandonaran su huelga de hambre) e improvisada. Cuando menos, la ven con escepticismo.

Estoy consciente de que ante la inmensidad del problema y de la tragedia que nos dejó el gobierno de Calderón, no hay aparato de procuración/administración de justicia, ni de investigación, que aguante. Pero la experiencia de otros países debe ser tomada en cuenta por quienes participen en la nueva unidad. Dicen que las comparaciones son odiosas; claro, ¡para quien sale perdiendo en la comparación!

Varios países han creado instancias de “búsqueda” de personas desaparecidas. En alguna ocasión, en una visita oficial que realicé a un país latinoamericano en el que me presumían la existencia de una Comisión de Búsqueda. Ante los prácticamente inexistentes resultados, me permití sugerirles, con absoluta seriedad, que le cambiaran el nombre al organismo para que se dejara de llamar “Comisión de Búsqueda”, y mejor se denominara “Comisión de Hallazgos”. Se notaba claramente una falta de voluntad. Sin embargo, otros países han desplegado esfuerzos descomunales en el afán de esclarecer casos abiertos desde hace décadas, con algunos resultados tangibles. Cada vez que se obtiene un resultado, por ejemplo, cuando se identifica y localiza a un nieto vivo, que había sido apropiado durante la desaparición de su madre, la alegría no es solamente de la abuela, sino de todas las demás que están en la misma lucha. Cuando se identifican restos hallados en alguna fosa clandestina en la mitad del desierto, los familiares de esa persona sin duda sufren al comprobar la muerte de su ser querido, pero por otro lado descansan, y las demás madres se contagian de esperanza al ver que las autoridades están haciendo todo lo posible por brindar resultados.

¡Urgen resultados! Nos hacemos cargo de las declaraciones que los funcionarios públicos hicieron el lunes, en el sentido de que la creación de la unidad es sólo el principio, y que aunque su estructura en este momento es más que raquítica, lo que quieren es “destrozar ese laberinto burocrático y llegar hasta donde se pueda llegar… agotar todas las opciones y hablar con absoluta verdad sobre las posibilidades de los resultados”, según dijo el procurador Murilllo.

¡Urgen, Urgen, Urgen resultados! Escuchemos con respeto y compromiso este grito: “¿Dónde están, dónde están? ¡¿Nuestros hijos, dónde están?!”

@Corcueras

Miembro electo del Comité contra las Desapariciones Forzadas de la ONU

Ver en línea : Semana del detenido desaparecido

Navegar por las

AgendaTous les événements

Soutenir par un don