“El Estado ha jugado con el dolor de las personas”: Alejandro Cerezo sobre la desaparición forzada en México

, por  Comité Cerezo México , popularidad : 1%

By Fredy González - octubre 22, 2018

“El Estado es tan perverso que dice ‘bueno, tu familiar no hizo nada, hay que hacer algo por tu familiar; ah no, tu familiar hizo algo , entonces no hay que hacer nada por él” Declaró Alejandro Cerezo en conferencia sobre las desapariciones forzadas en México la tarde de ayer, parte de las actividades planeadas para el último día de la Feria Internacional del Libro Zócalo 2018. “El Estado es tan perverso que ha jugado con el dolor de las personas.”

Como parte del ciclo de conferencias de cierre a la XVIII edición de la Feria, Cerezo, en compañía del periodista Federico Mastrogiovanni presentaron en el Foro Elena Poniatowska, Brigada Para Leer en Libertad, el libro Vivos los queremos, claves para entender la desaparición forzada en México, y expusieron ante un público de más de cien personas las problemáticas que rodean la desaparición forzada y su utilización por las fuerzas de seguridad y del Estado.

Cerezo comenzó por explicar que la desaparición forzada “implica necesariamente la participación del Estado, ya sea militares, Armada de México, policías federales o estatales; cualquier instancia del Estado que realice directamente la desaparición forzada o mande a particulares a realizarla.”

Afirmó que el fenómeno de las desapariciones forzadas no es nuevo en México, pues fue utilizado por el Estado mexicano entre los sesentas y los ochentas para combatir las guerrillas, y en los noventas contra el Ejército Zapatista de Liberación Nacional y el Ejército Popular Revolucionario, en Guerrero.

Sin embargo, dijo el periodista, la diferencia con la actualidad es que a partir del gobierno del panista Felipe Calderón Hinojosa “el Estado comienza a utilizar la desaparición forzada de personas como una forma de disciplinar a la sociedad y de sembrar terror en la sociedad”, es decir, “no sólo utilizó la desaparición contra luchadores sociales o guerrilleros, sino también la utilizó de manera indiscriminada.”

Como ejemplo de esto, Cerezo mencionó las operaciones conjuntas de Michoacán y Chihuahua-Ciudad Juárez realizadas en el gobierno de Calderón, en la última de las cuales la estrategia del Estado fue “primero a los defensores de derechos humanos y luchadores sociales literalmente ejecutarlos”.

Tanto Cerezo como Mastrogiovanni señalaron los esfuerzos de las fuerzas de seguridad o el Estado para justificar las desapariciones forzadas como culpa de las víctimas. Mastrogiovanni agregó en este respecto que como periodista “me he dado cuenta que una parte de la responsabilidad” en especial en los últimos años, “ha sido nuestra, ha sido de los periodistas.”

“Es cierto que sectores de las instituciones hacen este tipo de trabajo de construir esta versión criminalizante, pero al final del día los que publican las noticias son los periodistas, y si un periodista se equivoca y no hace bien su trabajo, y simplemente funciona como megáfono para un gobernador o ministerio público, para un fiscal, pues no está haciendo su trabajo.”

Exhortó a los periodistas a “poder saber de lo que estamos hablando. No podemos confundirnos, no podemos decir una cosa cuando es otra, y si la culpa recae en nuestra ignorancia, tenemos que asumir esta responsabilidad.”

Cerezo recordó que el año pasado organizaciones aglutinadas en la Campaña Nacional contra la Desaparición Forzada propusieron un borrador de ley general contra este delito. Señaló que la actual ley sobre el tema está “podrida porque nació muerta como el PRI quiso, y no como los familiares querían que fuera” y que solicitaron al poder legislativo que entró en septiembre que haya justicia y que se desmilitarice el país.

Mastrogiovanni, por su parte, cerró su aportación con un llamado a “volver a politizar la narración de estos hechos.” “Hemos escuchado hablar de violencia que no tiene ningún apellido: es violencia. Como si cayera del cielo y no tuviera ningún sentido, pero la violencia siempre tiene sentido.”

En entrevista con Red es Poder, Cerezo señaló que el libro es un trabajo colectivo de la organización Comité Cerezo y que uno de los grandes triunfos de una aproximación legal a la problemática es la tipificación de la desaparición forzada como delito, lo que influye en las estadísticas sobre el tema y hace “más difícil al Estado ignorar ese fenómeno”.

Sin embargo, remarcó que una ley “es una herramienta más en un conjunto de herramientas que son propias de la lucha social para cambiar este país” y como tal tiene sus limitaciones, como pueden ser la incapacidad de los ministerios públicos hasta la falta de voluntad política para investigar y el manejo sucio del derecho en contra de los familiares de las víctimas.

Recordó que Coahuila es uno de los estados donde el fenómeno de desaparición forzada es muy fuerte desde que esta estrategia repuntó en 2006 con la operación en Chihuahua. “Coahuila no se salva por desgracia del fenómeno de la desaparición forzada y de ejecuciones extra judiciales.”

– Estando en la transición hacia un nuevo gobierno ¿Cuáles son tus pronósticos sobre este tema conforme a lo que has investigado?

– Yo creo que va a depender un poco de que las organizaciones sigan presionando que haya solución a las diferentes demandas históricas que hay de los pueblos y que en la medida que sigamos organizados de manera independiente exigiendo que cumpla las promesas que han hecho, y que cumpla las exigencias de los familiares de desaparición forzada, pues va a ser posible un cambio.

Ver en línea : “El Estado ha jugado con el dolor de las personas”: Alejandro Cerezo sobre la desaparición forzada en México

Navegar por las

AgendaTous les événements

Soutenir par un don