Guerrero es el estado abastecedor de muertos para el ejército, su misión es desarticular movimientos: autodefensa

, por  Comité Cerezo México , popularidad : 1%

Guerrero mantiene el primer lugar en violaciones a derechos humanos, da a conocer el informe de documentación de Acción Urgente para la Defensa de los Derechos Humanos (Acuddeh), del Comité Cerezo México y de la Campaña Nacional Contra la Desaparición Forzada.

(2 de octubre, 2015. Revolución TRESPUNTOCERO) “A mi hermano lo mataron los ‘verdes’, los uniformados. El había comenzado a asistir a un grupo de apoyo a la seguridad de nuestra zona. No había querido formar parte antes, porque decía que no quería meterse en problemas, pero violaron a su hija… no, no fueron los narcos, ellos se la hubieran llevado. Él supo quienes y como tenía una niña más, estaba desesperado porque tampoco se podían ir de aquí.

Se sintió más seguro cuando formaba parte de la vigilancia. Él no buscaba hacerle daño a nadie, solamente estar alerta que si algo pasaba podía contar con mayor apoyo, porque aquí nos cuidamos de todos; de la autoridad y de los narcos y hasta de los otros mexicanos. Nos han tachado de gente deshonesta que tiene tratos con los cárteles.

Deberían vivir una semana en alguna comunidad de Guerrero. El narco no llega y te pregunta, ellos llegan y te quitan lo que tienes, sino tienes te matan o se llevan a las chamacas o a las mujeres. Quienes aceptan trabajar para ellos sí es por gusto, pero por gusto a la vida, porque si no les obedeces te matan. Los uniformados tampoco están para cuidar, ellos se meten a las casas y roban lo que tengas, te golpean, violan o te levantan, siempre dicen “al fin que a ustedes quién les va creer muertos de hambre”.

Mi hermano despertó como a las cinco de la mañana como siempre. Yo ya estaba afuera de mi casa y lo vi salir de la suya. Se despidió de mí, dijo ‘ay nos vemos al rato’, ‘que te vaya bien’, le dije yo y nunca lo volví a ver vivo, me lo mataron. Fue a trabajar su tierra, los muchachos dijeron que fueron los uniformados, lo levantaron. Se encontró unas semanas después, no tenía ojos. Parece que lo ultimaron a punta de balazos, porque eso le toca al desamparado”, narra el familiar de la víctima a Revolución TRESPUNTOCERO

Desde 2006, Guerrero se posicionó como el estado con mayor número de ejecuciones extrajudiciales y desapariciones forzadas del país.

Guerrero cohabita entre el hambre, la desolación, el narcotráfico y el Ejército; las zonas rurales son el punto álgido donde las desapariciones forzadas y las ejecuciones extrajudiciales representan los episodios más nefastos de atrocidades masivas de los últimos años.

Según la Comisión de Defensa de los Derechos Humanos del Estado de Guerrero (CODDEHUM), la presencia de miles de militares en el estado, ha dado como resultado un aumento de un 300 % de quejas contra soldados.

La mayoría de las quejas tienen que ver con allanamiento de morada, ejercicio indebido de la función pública, detención arbitraria, y ejecuciones extrajudiciales. Sin embargo, se enfatiza que muchas personas no presentan quejas por miedo a posibles represalias, por lo que el número de quejas no refleja la verdadera cantidad de violaciones cometidas por el ejército. La cifra negra es desconocida.

Aun con esto, el número de casos reflejan el aumento de las violaciones a Derechos Humanos desde la intensificación de la llamada guerra contra el narcotráfico. “siendo una ruta ideal para el traslado de droga, no se pude omitir que mucha de la violencia en Guerrero la han propiciado los cárteles, sin embargo la presencia de ejército y Marina han dejado a su paso tragedias mortales convertidas en falsos positivos, al mero estilo de Colombia, cuando la realidad es que ha sido una medida represora en contra de las comunidades campesinas, pero principalmente indígenas que han iniciado y mantenido procesos de organización social en defensa de sus derechos, por su territorio, por sus condiciones de vida digna, por las riquezas que les corresponden solamente a ellos”, afirma a Revolución TRESPUNTOCERO Alfonso Bareyra, especialista en Historia Militar y miembro de la organización Memoria Abierta, filial Argentina.

El experto asegura que los allanamientos de domicilios siempre traen consigo desapariciones o ejecuciones, bajo el argumento que “eran delincuentes”. Menciona que uno de los actos más violentos de la historia contemporánea del país se dio en 2009 en Puerto de las Ollas, en la Sierra de Coyuca de Catalán, en donde poco más de 600 militares entraron en forma violenta a la comunidad, en busca de integrantes del Ejército Revolucionario del Pueblo Insurgente (ERPI), “fue una acción contrainsurgente donde el cometido ya no era aterrorizar, sino erradicar fuera quien fuera, a quienes se encontraran ahí. Lo mínimo fueron las viviendas destrozadas y reducidas a polvo, por parte de los militares, golpearon y ultrajaron a la población por completo, algunos pudieron huir, otros quedaron en la más terrible indefensión, porque las piedras y palos son una burda ironía ante las armas de fuego. Durante cuatro días las comunidades de Puerto de Las Ollas y Las Palancas, estuvieron sitiadas. Hubo torturas, robo de comida, maltrataron a las mujeres y a los niños, y pretendieron sembrar en las casas ropa militar, semilla de amapola y armas. La irrupción violenta de los soldados provocó angustia y miedo, a una comunidad que está conformada por humildes viviendas de madera, donde el principal componente es la pobreza y la oposición en forma sistemática a explotar la riqueza natural de madera que les rodea y que les ha causado tragedias con autoridades locales, civiles y empresarios que buscan explotar el bosque”.

Barreyra, asegura que lo anterior es solamente una de las cientos de intervenciones abiertas que ha realizado sin que se conozcan: “esas cosas se callan, por eso el caso de Iguala fue tan descarado y cínico, no era la primera vez que las fuerzas armadas y policíacas armaban este tipo de tragedias. Es un estado olvidado, era normal que las autoridades confiaran en que esto también pasaría desapercibido, ya lo han hecho miles de veces, sino no, hubiera cientos de familias excavando tumbas. De este tipo de hechos nunca habrá información oficial y cuando sea difícil de ocultar se culpará al narcotráfico”.

José M. S., autodefensa de una de las comunidades de la montaña de Guerrero comenta a Revolución TRESPUNTOCERO que fue en los años 60 y 70’s cuando hubo una serie de matanzas en esas regiones que padecía la guerra sucia. Las infiltraciones del gobierno por medio de las fuerzas armadas siguen existiendo y ahora con mayor fuerza, porque “pese a que nos hemos quejado ante organizaciones internacionales, el gobierno sigue desenfrenado, provocando o solapando las ejecuciones extrajudiciales y los levantones. Guerrero es el estado abastecedor de muertos para el ejército, en su misión por desarticular movimientos de lucha que exigen respeto a los derechos humanos, los militares comenten allanamientos, desapariciones forzadas, tortura, fabricación de delitos y encarcelamientos u homicidios”.

“Muchos o ahora ya todos los medios de comunicación hablan de la violencia en Guerrero, pero se habla que por la pobreza nosotros nos volvemos trabajadores del narco, no es que no haya gente que lo haga, pero no es una acción que pase en todas las comunidades, sin embargo decirlo es una forma de justificar a los muertos y desaparecidos. Hoy se publica todo lo que le pasa a nuestro pueblo, pero siempre culpando a delincuentes, hay muy pocos medios tal vez dos o tres que señalan concretamente que ha sido el ejército el principal culpable, porque nadie nos da voz, prefieren besarle los pies al narco gobierno antes de voltear a ver las injusticias que vivimos sus connacionales”.

José afirma que antes de la desaparición de los 43 estudiantes, distintos movimientos sociales en el estado denunciaron constantes hostigamiento por parte de las fuerzas armadas, pero tanto la apatía y el temor de los medios locales, así como la indiferencia del gobierno estatal y federal, dichas problemáticas quedaron en el olvido, “hasta que lo peor llegó el 26 de septiembre. ¡Qué más pruebas se necesitan o cuántos muertos más necesita la demás población para aceptar que el Estado asesino ensaya con nosotros los guerrerenses la destrucción de la disidencia que le hace frente al gobierno sicario!”.

Guerrero mantiene el primer lugar en violaciones a derechos humanos, da a conocer el informe de documentación de Acción Urgente para la Defensa de los Derechos Humanos (Acuddeh), del Comité Cerezo México y de la Campaña Nacional Contra la Desaparición Forzada.

En el documento se afirma que de junio del 2014 a mayo de 2015, “ha sido un periodo trágico para el movimiento social y para la defensa de la vida digna en el país”. Ahí mismo se documentan casos de agresiones, hostigamiento, amenazas, detención arbitraria, ejecución extrajudicial y desaparición forzada, indicando un incremento en el uso de las estrategias de control social, represión política y contrainsurgente por parte del Estado Mexicano.

“Con ellas se puede apreciar, a simple vista, que al mismo tiempo que se profundizan las políticas neoliberales que despojan a la población de las mínimas condiciones de vida digna, se masifica el uso de estrategias dirigidas a intentar aniquilar e inhibir el derecho humano a la protesta”, dice el informe.

Ver en línea : Guerrero es el estado abastecedor de muertos para el ejército, su misión es desarticular movimientos: autodefensa

Navigation

AgendaTous les événements

febrero de 2020 :

Nada para este mes

enero de 2020 | marzo de 2020

Soutenir par un don