Buscar por palabras clave

Cuentos

3 artículos

  • La culpaLeer más de«La culpa»

    , por Comité Cerezo México

    —¡Oscar, espera!- La voz de Julia lo detuvo en seco. Frente a él, la noche sin luna, oscura, de llanto ahogado, silenciosa. A su espalda, saliendo del cuarto, la figura turbada, el rostro asustado de Julia. Oscar no volteó a verla, tampoco respondió a su llamado, sólo se detuvo. Tenía miedo, tanto miedo a sí mismo que deseó correr, adentrarse en la noche y perderse. Quería huir, escapar, como si fuese un fugitivo, correr y correr hasta reventar los pedazos dispersos de su corazón. No parar, no descanzar, sólo correr. ¿Adónde? Eso no importaba, escapar, huir era lo único que cobraba sentido en ese momento, lo único a lo cual debía su existencia.¿A caso no la vida es un huir continuo? Y esa verdad, cruel, la sabe más que nadie el fugitivo, el que huye la sabe y carga ese sabor religiosamente hasta su muerte, hasta su última huida. No, Oscar no quería voltear, quería huir, pero sus pies permanecían quietos, desobedientes, pisando con aplomo esa misma tierra yerta que lo sujetaba. Sus pies se habían rebelado, lo habían traicionado. Ahora cuando más necesitaba de ellos, de su fuerza, de su agilidad, obedecían a una fuerza extraña, ajena a él, desconocida. Su voluntad era imponente, una idea, un ente subjetivo, metafísico, inútil, inservible para actuar o mandar, para correr y completar su huida.

  • El ausenteLeer más de«El ausente»

    , por Comité Cerezo México

    Ignacio había caminado todo el día sin saber el motivo de ese rutinario paseo que cada noche, inevitablemente lo conducía a esa casa tan familiar, y a su vez tan lejana. Caminaba sin descanso desde aquella tarde que se encontró a sí mismo sin pasado ni futuro en medio de una calle llena de personas que no se atrevían a hablarle o a mirarle. Esa noche como todas las noches anteriores se detuvo justo frente a esa extraña casa. Por un momento, miró detenidamente el cielo. Caminó algunos pasos y en medio de un largo suspiro tocó el timbre dos veces. Inmediatamente la puerta se abrió y desde el interior dos pequeños ojos negros, vivaces, se asomaron con curiosidad y miedo

AgendaTous les événements

julio de 2019 :

Nada para este mes

junio de 2019 | agosto de 2019

Soutenir par un don