TRASLADO Y ACTUALES CONDICIONES CARCELARIAS Antonio Cerezo Contreras

, por  CC_DF01 , popularidad : 1%

El martes 11 de marzo de 2008, un comandante del penal del Altiplano fue a mi celda para decirme que arreglara mis cosas personales.

Después de que me tomaron fotos y huellas dactilares, me revisó una doctora para ver si no llevaba golpes.

A las 12:00 p.m. estaba en aduanas, ahí me hicieron una última revisión: me desnudé y volví a vestir, me subieron a una camioneta.

En ningún momento me dijeron a qué lugar sería trasladado. Los responsables de esta acción, fueron elementos de la policía federal.

Me esposaron con las manos hacia atrás y me bajaron la cabeza, un policía tuvo, todo el tiempo, su mano sobre ella. En esta incómoda posición se hizo el recorrido, penal del Altiplano, Toluca, Estado de México al Cereso de Atlalcholoaya, Morelos. Fueron más o menos tres horas por carretera.

Al llegar al penal de Atlalcholoaya no se me golpeó, tampoco en el traslado, sólo se me tomaron datos personales, se me volvió a fichar y fui conducido al área de Máxima Seguridad en donde fui ubicado en el área de sentenciados, pasillo 3 celda 13.

La tarde del martes permanecí encerrado y el miércoles ya pude salir a las actividades normales de la población.

Hasta el viernes 14 pude hablar con Héctor, mi hermano, y convivir con él; pero ese día se nos dijo que “por órdenes de arriba” no podíamos andar juntos, así que sólo en ocasiones y por momentos, podemos platicar.

¿Cuánto tiempo permaneceremos aquí?

No hay certezas, no sabemos cuáles sean las valoraciones políticas que determinen nuestro regreso a cualquier CEFERESO y en qué condiciones. Mientras tanto intentamos hacer lo de siempre: estudiar, pintar, escribir y resolver el asunto de nuestras visitas, así como el ingreso de libros y de correspondencia.

Aquí los días de visita para los internos de máxima seguridad, son sábado y domingo, cualquier preso puede recibir a sus visitas esos dos días, pero desde mi llegada, a nuestra visita sólo le permite ver a Héctor o a mi, es decir, no nos pueden ver a los dos juntos el mismo día, asunto que complica un poco la dinámica de visitas.

Respecto a los libros y cartas a veces se depositan sin problemas y otros no es permitido.

Aquí es distinto al Altiplano, se está encerrado en la celda de 07:00 p.m. a 07:00 am., el demás tiempo puede uno salir: aunque hay momentos que sólo por el dormitorio, pues cierran la puerta que da al patio.

No hay tanta presión como en el Altiplano, se puede pintar y hacer trabajos con madera.

Nos falta por compurgar 10 meses y días, no sabemos si en este penal y en estas circunstancias; pero como sea resistiremos recordando siempre la solidaridad de muchas personas y organizaciones que han hecho más llevaderas nuestras condiciones necesaria. A todas ellas nuestra gratitud.

A seis años y siete meses de ilegal e injusta prisión.
A seis años y cinco meses del asesinato de Digna Ochoa.

¡Presos hoy, libres siempre!

Preso de conciencia: Antonio Cerezo

Navegar por las

AgendaTous les événements

Soutenir par un don