La salud antes que todo

, por  La Pedrada , popularidad : 2%

En todo el mundo enfrentamos una crisis de salud ocasionada por la
COVID 19, pero en nuestro país, ésta se agravó debido a que desde hace
décadas tenemos cifras alarmantes de padecimientos como diabetes,
obesidad, colesterol alto, entre otras. Datos oficiales señalan que un
tercio de los fallecidos por coronavirus sufría de diabetes. Además de
ser un agravante en la situación actual, la diabetes cobró la vida de 104
mil 354 personas en 2019, ubicándose como la segunda causa de muerte
a nivel nacional durante ese año. Lamentablemente es un problema de
salud pública que no solo afecta a personas adultas, sino también a la
infancia. Las últimas cifras de la Federación Internacional de Diabetes
(FID) estimaron que hay alrededor de 26 mil 578 infantes de 0 a 19 años
con diabetes tipo 1 en México.

A pesar de la gravedad, no han sido suficientes las medidas del Estado;
¿Qué más podría hacer? Podría empezar por redirigir las estrategias de
recaudación de impuestos y usarlos para garantizar el derecho humano
a la salud. En este sentido, el Comité Cerezo México (CCM), a través de
su #DecálogoDH Decálogo de Derechos Humanos por una vida digna,
hace un llamado para reactivar los programas de salud que orientan y
atienden a la población con respecto a la prevención de enfermedades
como la diabetes y problemas cardiovasculares. Además pone énfasis en
la necesidad urgente de brindar atención a la población contra la adicción
al alcohol, cigarro y drogas no legales.

Lo anterior se pagaría con la redirección del IEPS (Impuesto Especial
sobre Producción y Servicios), que es un impuesto especial que se cobra
en productos que dañan a la población. El alcohol, el cigarro, la comida
chatarra, los productos azucarados y los refrescos son productos que
se consumen mucho en el país y se siguen vendiendo pese al daño que
generan. Muestra de esto es que el consumo anual per cápita de bebidas
azucaradas es de 163 litros, los hombres, jóvenes y habitantes del sur son
los más afectados, de acuerdo con el INSP (Instituto Nacional de Salud
Pública).

El CCM en el punto 9 de su #DecálogoDH recomienda eliminar los
combustibles de la lista de productos a los que se les aplica el IEPS, para
quedar de la siguiente manera:

  • Bebidas con contenido alcohólico y cerveza
  • Tabacos, cigarros y (si es el caso) drogas recreativas legalizadas
  • Refrescos, bebidas hidratantes y rehidratantes, excepto agua embotellada
  • Comida “chatarra” y aquella fuera de la línea de bienestar (canasta alimentaria básica y no alimentaria, de bienes y servicios)

La salud es antes que todo. Ahora más que nunca es imprescindible
erradicar la imposición del mercado por encima del bienestar del pueblo.
Es necesario que el IEPS se aplique sin excepciones a este tipo de
productos, y que se reactiven los programas de salud y atención para la
prevención de padecimientos que pueden vulnerar aún más la salud ante
las nuevas amenazas que estamos enfrentando. Lo recaudado debería
ser utilizado en programas sociales para mejorar el sistema de salud y la
alimentación de toda la población.

Navigation

AgendaTous les événements