LA FUGA Almoloya de Juárez; La Palma; CEFERESO No.1

, por  Comité Cerezo México , popularidad : 1%

04 de noviembre de 2001

LA FUGA

La palma de tallo recto, algunas con hojas de abanico de diferentes tipos de dátiles, en algunos lugares le dicen Coyol, en náhuatl Coyolli; o el de las hojas de abanico con frutos redondos y negros del tamaño de las cerezas que los indígenas llaman Tomalí, la zorra come mucho de esta fruta.

Cuando uno anda de pata de perro aprende del pueblo, un día platicaba un campesino que si corta uno la palmera pero sin trozarla toda, se le puede hacer una raspada como al maguey y también le sale agua miel por decirlo así, por que él le daba otro nombre que hoy no recuerdo, bueno, el caso es que su efecto es el mismo que el pulque.

Todas las palmas tienen cogollo en forma cilíndrica, blanco y por cierto, muy delicioso guisado o crudo.

La palma por sus hojas anchas, son usadas por los indígenas para hacer sus chozas; un amigo me platicaba que su escuela de 1° grado era de techo de palma; también las palapas de la playa son de palma.

Hay también la palma de tallo pelón y de hojas grandes que parecen coronas, que los caciques de las tabacaleras usan sus tallos para hacer grandes galeras, donde ponen a secar el tabaco, por cierto el amigo me platicaba que a sus 9 años llegó a trabajar en esas grandes tabacaleras de 6 am. a 6 pm. que iban por semana, por que el trayecto del camino era de tres a cuatro horas, así, se quedaban a dormir en esas galeras; su pago era seis pesos diarios y las mujeres ganaban ocho peso y los hombres doce, ¡que explotación!
Bueno, estaba en la palma ¡oh perdón! Ya estoy platicando del pasado y debo aceptar el presente por que aquí estoy en la prisión #1 La Palma, preso injustamente, acusado de un delito que no cometí, soy una víctima más del sistema.

Como el león cree que todos son de su condición, no le importa poner tras las rejas al que bien le va por decirlo así, por que les diré que el hecho de estar vivo ya es ganancia, por que cuando me detuvieron me dijeron ya te llevó tu pinche madre y a mi mujer le dijeron ya no lo esperes le vamos a dar carreterazo, lo vamos a matar, te tocó morir pendejo; pero esta situación puede cambiar, ya que todavía lo pueden hacer, porque al entrar aquí, me dijeron tu vida depende de nosotros, cabrón.

Ya ven, asesinaron a nuestra licenciada Digna Ochoa y Plácido, que como única arma tenía sus conocimientos como abogada, su pluma y su incansable valor, o será un mensaje para todos, sin duda es un golpe moral, psicológico, un golpe irreparable para todos los que de alguna forma queremos que se respeten los derechos humanos.

Nosotros los pobres, sufrimos todo, nosotros ponemos los muertos, nosotros estamos en la cárcel, a nosotros se nos acusa de transgredir las leyes; ellos, los poderosos aplican las leyes; ellos, entran a los pueblos asesinando campesinos, niños, mujeres; ellos, que siembran terror en el campo, en la ciudad; ellos, que entran en las casas con rostros cubiertos, tirando puertas; ellos, que matan a sangre fría ¿Quién les pone un alto? Que poca madre.

Mientras, aquí estoy en la sombra de una palma de concreto, que no había conocido, que no es de hoja de abanico, no es de tallo grande, me faltaba conocer una palma así, porque palma le llaman también a las hojas con que reciben al Mesías en Jerusalen, si no me equivoco.
Hoy nos toca hacerla de Cristo, no nos queda otra, más que poner la otra mejilla y decir “perdónalos Señor, que no saben lo que hacen” pues cuando me detuvieron me dijeron “no es nada personal”.

Quiero agradecer todo el apoyo que me han brindado, muchas gracias, muchas gracias a todos, me enteré que hacen libretas para los pasajes de los licenciados, de veras, de todo corazón, muchas gracias estimados estudiantes, licenciados, Derechos Humanos y demás personas.
Reciban saludos y un fuerte abrazo.

Pablo Alvarado Flores
Preso en La Palma #1

Navegar por las

AgendaTous les événements

Soutenir par un don